Enfermedades autoinmunes y la búsqueda de la salud

Hoy quiero hablaros de mis enfermedades autoinmunes y de mi larga búsqueda para encontrar soluciones reales a mis dolencias.

Siempre fuí una niña más bien delgadita, pero siempre tuve la barriguita hinchada. Era una niña enfermiza, siempre con catarros y dolores de cabeza muy fuertes.

A mi estado de salud físico de por sí bastante débil, hay que sumarle el estrés que estuve soportando durante años en la escuela a causa del bulling.

En la adolescencia mi situación en la escuela cambió, cambié de colegio e hice muchos amigos nuevos, pero mis padres se separaron de forma traumática y a partir de entonces empecé a tener muchas discusiones en casa, mucha tensión diaria. Cuando a los 17 me enamoré por primera vez, me marché de casa, y empecé a vivir con mi novio, el cual comía bastante peor de lo que comíamos en mi casa; comida precocinada, pasta, mucho azúcar, fritos… Eso supuso un incremento de peso de casi 20 kg en mi. Llegué a pesar casi 70kg siendo yo una pequeñita de 1 metro 58 centímetros. Ahí fue también cuando empecé con mis desajustes hormonales, reglas irregulares, cólicos menstruales, hirsutismo… sospechaba que tenía SOP (síndrome de ovarios poliquísticos), que es una enfermedad autoinmune, pero mi ginecóloga ante mi sugerencia me contestó que ella era la médico y que yo no tenía nada de eso.

Seguí mi vida lo mejor que pude, pero la verdad es que no era nada fácil, mi estado de ánimo era siempre muy variable, imagináros el cócktel: adolescencia, problemas graves en la familia y el desajuste hormonal del SOP todavía sin diagnosticar sumado a mi subida de peso y la bajada de autoestima que eso supuso en mi (más todavía).

Uno o dos años más tarde otra ginecóloga me diagnosticó de SOP, pero dándome muy poca información al respecto y recetándome anticonceptivos hormonales. Los compré, pero cuando llegué a casa y leí todos los efectos adversos que eso tenía (era un librito enorme!) me dió tal ansiedad que decidí que prefería soportar los síntomas del SOP. Menos mal que hice eso…

Pasaron uno o dos años más de aquello, mi novio me dejó, bajé casi todos los kilos ganados, salía mucho de fiesta, estudiaba y trabajaba cuando empezaron los brotes de psoriasis. Brotes fortísimos, con todo el cuerpo lleno de placas, con picores y con la verguenza de ir por la calle y tener que soportar miradas y preguntas indiscretas. La dermatóloga me diagnisticó psoriasis guttata, otra enfermedad autoinmune. Una forma de psoriasis que se da en brotes cuando las defensas del cuerpo están bajas. Nunca quise tomar corticoides, aunque alguna que otra vez hice uso de ellos, porque los brotes eran tan fuertes que no conseguía soportarlo (sobre todo emocionalmente) pero casi siempre trataba de solucionarlo de formas naturales.

Otra cosa que siempre me ha acompañado y a lo que los médicos nunca dieron importancia fué el cansancio extremo con el que vivía y todavía a veces sigo viviendo. Me ha llegado a dar problemas para hacer una vida normal, para desarrolar mi trabajo, incluso en mi relación con los amigos, que pensaban que ponía excusas para no quedar, cuando en realidad no podía con mi alma. Hoy sé que eso es el síndrome de fatiga crónica, que también es autoinmune, y que todo lo que tengo está relacionado y lo vengo arrastrando desde la infancia.

Creo que fué rebuscando en internet, para solucionar mi psoriasis, que descubrí libros y estudios interesantísimos, de médicos e investigadores que llevan años hablando del mal que algunos alimentos causan en las personas con autoinmunidad, descubrí que el estrés continuado es un factor desentadenante de las enfermedades autoinmunes, descubrí que los genes importan, pero que no sólo los genes importan, descubrí que de la mano de una enfermedad autoinmune puede venir otra, y después otra, si no me cuido, descubrí que no estaba sola, que había muchísimas personas como yo, que habían pasado por los mismos sufrimientos y que estaban remitiendo sus síntomas gracias a la medicina funcional y la nutrición evolutiva, descubrí que en españa también hay muchos médicos, nutricionistas y profesionales de la salud que abogan por la medicina funcional y la nutrición evolutiva, descubrí la importancia de un intestino sano para la remisión de mis dolencias autoinmunes, descubrí la dieta paleo, el método Myers y el Protocolo Autoinmune que ahora estoy empezando a poner en práctica en mí.

Llevo 5 años investigando, probando y, la verdad sea dicha, fracasando. Sí, he fracasado en estos 5 años con la puesta en práctica. Primero porque soy una comedora emocional (cómo para aliviar emociones dolorosas), segundo porque quería resultados instantáneos, y tercero porque era inconstante y conseguía autoengañarme para volvera a comer “de todo”. Ese “de todo” que tanto mal me hace.

Pero que yo haya fracasado hasta ahora en mis intentos no ha hecho nunca que dejara de leer e investigar al respecto, ni me ha hecho nunca pensar que lo que había aprendido no era cierto. En las épocas donde conseguía ser lo bastante estricta con la dieta paleo hubo síntomas que mejoraron, entre ellas mi psoriasis, que desde entonces he mantenido a raya y no me ha vuelto a dar ningún brote y mis quistes de los ovarios también han desaparecido. Siempre, desde que descubrí todo esto, supe que este es el camino, MI camino para la salud y el equilibrio.

Ahora sé que la paleo sólo no era suficiente para mí, que tengo el intestino muy dañado y que necesito hacer el Protocolo Autoinmune, que es mucho más estricto y restrictivo, para restablecer mi salud intestinal y remitir mis síntomas, sé también que el control del estres y mover el cuerpo cada día van a ser imprescindibles e mi mejora, sin condiciones ni excusas y que la mejoría de mis síntomas tardará, porque curar el intestino lleva su tiempo y debo tener paciencia. Y sé también que debo hacer cambios en mi alimentación, si, pero también en el estilo de vida. Y es ahora que mentalmente me encuentro fuerte para poner todo esto en práctica y no desistir.

P.D. Es por eso que escribo desde una piscina de agua salada. Me he tomado el día de relax para escribir 😊

-Ione-

——————————

En el artículo he utilizado muchos términos y nombres con los que puede que algunos de vosotros no esteis familiarizados. Para aclararlos os voy a poner enlaces aquí abajo para que leais al respecto si os interesa.

Qué es el SOP https://paleosop.com/que-es-sop/

Que es la Psoriasis https://es.m.wikipedia.org/wiki/Psoriasis

Qué es la medicina funcional http://www.sanoviv.com/es/mas-de-sanoviv/que-es-la-medicina-funcional/

Qué es la nutrición evolutiva o dieta paleo https://ferorpinell.com/la-paleo-dieta-nutricion-evolutiva/

Qué es el protocolo autoinmune y la permeabilidad intestinal https://episalud.com/recupera-vida-aip-protocolo-autoinmune/

Qué es ser comedor emocional https://www.tupsicologia.com/eres-un-comedor-emocional/

Libros recomendados

“PaleoVida” de Carlos Pérez

“La solución autoinmune” de Amy Myers

“Guía básica del protocolo autoinmune paleo” Eileen Laird

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s